La Especialista en Atención Temprana marca la diferencia, en una Escuela Infantil

La Especialista en Atención Temprana marca la diferencia, en una Escuela Infantil 1024 1024 gacformacion

La Especialista en Atención Temprana marca la diferencia, en una Escuela Infantil

Dras. Ángela Magaz y Ana Gandarias. Octubre 2021.

Nada mejor que la descripción de experiencias prácticas para comprender aquello que no es habitual escuchar. En Educación Infantil conocemos la figura de la auxiliar y la educadora, en femenino, porque hay muchas más mujeres en este sector. Sin embargo, no se habla de la educadora especialista en atención temprana porque no es una “figura oficial” aunque como veréis es muy necesaria.

Lo vamos a ver con una actuación que resumimos a continuación de una Técnico en Educación Infantil­, especializada en Atención Temprana:

Caso de la niña que “muerde por morder”

En un aula de Educación Infantil, los Educadores están preocupados porque una niña de 3 años muerde a otros niños; esta circunstancia se da en situaciones muy diversas, y sus educadores consideran que no lo hace para quitarles juguetes o apartarles de su camino, como hacen otros niños, sino que parece que “muerde por morder”.

Para una educadora o técnico en Educación Infantil esta es una situación que desconcierta y, es probable que intenten hablar con la menor para producir cambios en su conducta; al mismo tiempo aplicarán algunas estrategias para su modificación, combinado la retirada de atención con el refuerzo positivo.

Sin embargo, la especialización en Atención Temprana, una de las habilidades en las que entrena es la de comprender las emociones de los más pequeños y saber cómo ayudarles a gestionarlas, haciendo que cada intervención sea única y ajustada a cada menor.

Por eso, una especialista en Atención Temprana conoce el “Principio de Funcionalidad”: Todo comportamiento cumple la función de conseguir algo agradable o eliminar algún malestar. Por ello, comenzará realizando una observación rigurosa y sistemática que le lleva a rechazar la explicación de “muerde por morder”. Desechada esta hipótesis y avalada por un modelo conceptual integral y congruente, explicativo del desarrollo de los menores, se plantea: ¿cómo se siente esta niña cuando muerde? Observando a esta niña descubre que, cuando ve a otro menor con expresiones de alegría, es cuando se aproxima a morder, conducta que se explica por el sentimiento de “envidia”.

Tras comprender la conducta de la menor diseña un plan de actuación. Para ayudarla sabe que es necesario actuar de manera planificada, estructurada y sistemática, siguiendo los siguientes pasos: a) detectar, por su expresión y por quienes están cerca, cuándo puede estar sintiendo envidia; b) a continuación aproximarse a ella con muestras de afecto antes de que muerda. c) repite esto sistemáticamente. Aplicando este modo de proceder, consigue 2 objetivos: evitar que dañe a otros mordiendo y reducir el sentimiento de envidia al asociar la alegría de otros niños con la seguridad que le da el afecto de la educadora.

    Abrir Chat
    1
    ¿Necesitas Ayuda?
    Hola, ¿en que puedo ayudarte?